El arte curioso de los objetos decorativos

Impregnarse de su propio entorno, sentir, recoger lo que le está ofreciendo, transformar materias primas de la naturaleza u objetos que ya tuvieron su vida es el núcleo de la creatividad de Marcel Balart. Así como herramientas de campo y cristales de playas se hacen lámparas y mosaicos, como los viejos toneles prestan su curva intacta al descanso de una hamaca, en la realidad urbana barcelonesa es la maquinaria industrial de las antiguas naves de periferia que deja sus piezas obsoletas para que cojan un nuevo rumbo, vivan una nueva historia sin dejar de ser ellas mismas. Las obras de Marcel no quieren ser efímeras: su reto es perdurar, servir, tener su utilidad otra vez, en otro lugar, de otra forma. Un acto creativo poético en el concepto y sólido en sus consecuencias. De este trabajo, empezado hace 15 años en Ibiza y en continua evolución de materiales, formas, paisajes, varias piezas de mobiliario únicas, originales, con memoria y futuro, para que en el presente las aproveche el hombre, de nuevo, en el disfrute estético, travieso, físico que es el reto real del objeto de diseño.

redecoart